Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Bizcocho espectacular
Mar Jul 22, 2014 5:26 pm por Tandem

» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 6:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 6:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 5:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 2:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 1:19 pm por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 6:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 6:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 10:49 am por pepa


La verdad sobre la salud

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La verdad sobre la salud

Mensaje por Invitado el Mar Mar 24, 2009 3:25 am

Aquí os pongo una información sobre vacunación que espero os aclare algunas dudas:

La verdad sobre la salud
Este blog se ha creado para mostrar la verdad sobre los alimentos de nuestra sociedad y los problemas de salud derivados de la alimentación, los medicamentos y las sustancias tóxicas. Traducciones de artículos de dos de las webs más importantes en cuanto a salud alternativa: Weston A. Price Foundation y Mercola.com
lunes 27 de octubre de 2008
Vacunas: los padres deben informarse antes de permitirlas
por Lynne Born

Debido a que la falta de información en torno a la vacunación es tan extensa, muchos padres nunca se cuestionan si deberían o no vacunar a su hijo, pasando por alto una de las decisiones más importantes que un padre puede tomar. Como las autoridades médicas dicen que la vacunación es segura, la mayoría de los padres simplemente aceptan la vacunación, completamente inconscientes de los peligros potenciales e incapaces de reconocer una reacción seria cuando ésta ocurre. Y además como los departamentos de salud del gobierno y las autoridades escolares dan la impresión de que la vacunación es una obligación para todos los niños, la mayoría de los padres creen que se les requiere legalmente vacunar a sus hijos. Pero el hecho es que somos libres de rechazar toda la vacunación, o adoptar un plan parcial de vacunación, una decisión muy importante para la salud y el bienestar de su hijo.

Sin embargo, los padres se enfrentan a una tremenda presión por parte de los médicos, los medios de comunicación, colegios e incluso otros padres, para seguir el plan de vacunación estándar y someter a su hijo a un creciente protocolo de múltiples inyecciones en varias etapas de sus jóvenes vidas, incluyendo inyecciones que contienen varias vacunas.



Información errónea

Debido a que las vacunas son usadas predominantemente en nuestros preciosos hijos, la mayoría de la gente asume que todas las vacunas han sido sometidas a pruebas y rigurosos estudios probando que las vacunas son seguras y efectivas. A los padres se les ha dicho muchas veces que las campañas de vacunación en masa terminaron con múltiples epidemias en el mundo, que las vacunas son efectivas previniendo las enfermedades a las que son dirigidas, que los efectos secundarios son raros y generalmente consisten en brazos doloridos o fiebres leves que se pasan rápidamente, y que las pocas reacciones negativas serias son cuidadosamente registradas y monitorizadas, manteniendo las reacciones adversas en un mínimo.

Sin embargo, los padres que se toman el tiempo de indagar en la materia y retirar este velo de información errónea encuentran que estas afirmaciones carecen de un sólido respaldo científico. No sólo nunca ha habido un único estudio a largo plazo comparando la salud y bienestar de niños vacunados y no vacunados, múltiples ejemplos pueden encontrarse fácilmente de niños vacunados adquiriendo las misma enfermedad contra la cual habían sido vacunados. Es más, hay una evidencia abrumadora de que las vacunas pueden ser extremadamente dañinas, discapacitar permanentemente e incluso matar a nuestros niños. Y el sistema actual de registrar y notificar las reacciones adversas a la FDA (Food and Drug Administration) es ejecutado descuidada y pobremente, y es voluntario no obligatorio, incluso cuando un niño ha sido discapacitado permanentemente o matado por una vacuna.



Las vacunas impiden la inmunidad natural

Cuando un niño es infectado con una enfermedad transmisible, su sistema inmunitario responde a través de una sofisticada red de reacciones entrelazadas que pueden producir inmunidad de por vida a enfermedades infantiles naturalmente adquiridas. Estas milagrosas defensas existen, en parte, para evitar que los microbios y virus invasores no se apoderen de los sistemas y órganos del cuerpo.

Pero las vacunas, que contienen virus vivos y muertos, bacterias muertas, ADN modificado genéticamente y conservantes químicos, son inyectadas directamente en el flujo sanguíneo, traspasando la respuesta inmunitaria natural. Esto priva al organismo de la habilidad de desarrollar naturalmente una inmunidad de por vida en toda su complejidad multifacética a enfermedades infantiles normales como el sarampión, las paperas y la varicela. La vacunación en masa es un intento del hombre de quitar la respuesta natural del desarrollo humano y reemplazarla con una serie de infecciones y respuestas inmunitarias impuestas artificialmente y determinadas por el plan de vacunación del médico.



Demasiadas inyecciones

Hace treinta años, los niños recibían un total de cuatro vacunas, pero hoy, un niño totalmente vacunado recibe la pasmosa cantidad de 37 a 50 vacunas durante sus tempranos y formativos años de vida, cuando su sistema inmunitario es más vulnerable. Incluso el sistema inmunitario de un adulto sería desafiado por tantas vacunas en un periodo tan corto de tiempo. Mientras que los niños no vacunados nunca desarrollarán cada enfermedad contra la que los niños son vacunados, sus organismos son forzados por los planes de vacunación a responder a todas. Además, la vacuna DPT fuerza una respuesta inmunitaria a la difteria, el tétanos y la pertussis en el mismo día, un evento que nunca ocurriría en la vida real. Es más, no hay virtualmente estudios o investigación científica sobre los efectos de múltiples vacunas virales y bacterianas puestas en combinación o en próxima sucesión, y cómo afectan al cuerpo humano.



Evidencia del daño de las vacunas

La profesión médica es extremadamente reacia a reconocer las reacciones adversas de la vacunación, incluso cuando la reacción es instantánea o ocurre dentro de unas pocas horas, e incluso con adultos que pueden verbalizar claramente sus reacciones negativas, lo que los bebés no son capaces de hacer. Y como no hay estudios que hayan seguido la pista a los efectos negativos que ocurren a largo plazo, las reacciones que aparecen días, semanas o años más tarde son casi nunca atribuidas a la vacuna.

Un hecho poco conocido es que no existe ni un solo estudio que pruebe que las vacunas son seguras a largo plazo. «Sería un estudio tan fácil de organizar. Se usan tres grupos de niños: el primero totalmente vacunados, el segundo parcialmente vacunados y el tercero sin vacunar. Luego se les sigue hasta 10 años y así seremos capaces de ver los tipos de problemas que se están manifestando con estas vacunas», dice Barbara Loe Fisher, Presidenta del Centro Nacional de Información sobre Vacunas.[1] Sin embargo, la evidencia del daño de las vacunas no es realmente un secreto: cientos de estudios médicos publicados han documentado tanto fracaso de las vacunas como daño, aun así los pediatras continúan vacunando y la mayoría de los padres ignoran estos estudios.[2]

Un ejemplo muy conocido de una reacción negativa de una vacuna a largo plazo ocurrió con la vacuna de la polio usada a finales de los 50 y a principios de los 60. En esta vacuna se encontró contaminación con un virus de mono, SV40, que había contaminado la vacuna durante su producción. Y aunque el virus fue descubierto en 1960, la vacuna contaminada continuó administrándose a los niños americanos durante tres años más con el total conocimiento de las autoridades sanitarias del gobierno, hasta que fue retirada en 1963. Treinta años más tarde, el SV40 ha sido aislado en cánceres de huesos, cerebro y pulmones de adultos discapacitados y fallecidos. El desastre de la vacuna SV40 prueba una conexión directa entre una vacuna y un cáncer de lento crecimiento que se desarrolló décadas después de la vacuna.[3] Desafortunadamente, las autoridades no hicieron ningún esfuerzo en encontrar y seguir a los adultos receptores de la vacuna, estudiar y catalogar su estado de salud, o notificar su nivel de cáncer, aunque existía una clara oportunidad para estudiar los efectos a largo plazo de una vacuna de una manera muy directa y concisa.

Reacciones negativas retrasadas también han sido confirmadas por el trabajo de la doctora Viera Scheibner, que desarrolló un estudio de control monitor para bebés en un intento de prevenir el Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SMSI). Su monitor hace que suene una alarma si el bebé detiene su respiración o muestra pautas de estrés respirando durante el sueño. Diseñando el monitor, ella no tuvo ninguna intención preconcebida de seguir específicamente reacciones a la vacunación, ya que ella nunca concibió el hecho de que las vacunas fueran de algún modo problemáticas o dañinas.

En el curso del seguimiento de la respiración de los bebés durante la noche, grabó la pauta respiratoria de bebés tras la inyección de DPT. Descubrió que la vacuna les causaba a los bebés una cantidad considerable de estrés y que este estrés mostraba una uniformidad notable, con picos los días 2 o 5 inmediatamente después de la vacuna, o reacciones retardadas los días 15 a 16 o 20 a 25 en bebés que se recuperaron y aquellos que posteriormente murieron de SMSI. El monitor de Scheibner probó que la muerte debido a la vacuna algunas veces ocurre semanas después de la inyección, en correlación con las pautas de estrés que identificó. De todos modos, el periodo de tiempo más largo les proporciona a los doctores y a las autoridades sanitarias cualquier excusa para no atribuirlo a la inyección de DPT.



Reacciones adversas no denunciadas o registradas

Uno de los grandes peligros de la actual mentalidad pro-vacunas es el hecho de que muy raramente se da parte de las reacciones negativas o éstas son denunciadas, además de que el sistema que se encarga de registrarlas tiene problemas normalmente con ello. Cuando una vacuna se lanza al mercado, la vigilancia post-marketing se supone que sigue la pista a cualquier reacción negativa de los millones de personas que reciben la nueva vacuna. Sin embargo, no sólo es totalmente voluntario el sistema de informar de las reacciones adversas, el 90-99 % de todas ellas nunca son denunciadas, según David Kessler, director de la FDA durante los 90.[4] Y no hay nadie que te pueda asegurar que los informes llevados directamente a las compañías farmacéuticas sean luego enviados a la FDA, el proceso es controlado enteramente por el “sistema de honor”.

Un ejemplo muy claro de la pobre documentación adversa ocurrió durante el reciente Programa de Vacunación contra la Varicela de 2003 del Presidente Bush. Antes del programa, a la población se le dijo repetidamente que se esperaban tasas de fallecimiento de la vacuna de uno a dos por millón. De hecho, hubo tres muertes (de las que nosotros sabemos) entre los aproximadamente 36.000 civiles y unos pocos cientos de convencidos seguidores que fueron vacunados. [5] Esto hace que la tasa de fallecimiento sea 80 veces más alta que aquella que el CDC[i] le dijo al público que se esperaría. Reacciones adversas serias como hinchazón del cerebro, inflamación del corazón, ataques a corazón, ulceración incontrolada de la piel, entre otros, aparecían en uno de 583 casos, tasa siete veces más alta que la original estimación del CDC de uno de 4.000. Y todavía las autoridades sanitarias y las noticias dominantes continúan usando los antiguos e inexactos números en vez de una estimación actualizada del riesgo como deberían.

Incluso peor, estos números fueron probablemente en su mayor parte no notificados, ya que, al igual que con las vacunaciones infantiles, dar parte de las reacciones adversas durante la vacunación contra la varicela no era obligatorio y era también limitado a una franja de enfermedad de 2 a 4 semanas después de la vacuna. ¿Cuál sería la tasa de muerte y daño de la vacuna durante los siguientes pocos meses o años? Todos estos importantes riesgos deberían haber sido estudiados y seguidos para una evaluación honesta del verdadero riesgo de la vacuna, pero los investigadores perdieron esta oportunidad tan valiosa debido al típico sistema incompleto y vergonzoso de registrar las reacciones que refleja la pobre ciencia que hay detrás del desarrollo de las vacunas.

La vacunación no fue lo que puso fin a las epidemias

A todos se nos ha enseñado que la vacunación terminó con las mayores y más mortales epidemias mundiales. Sin embargo, una honesta y cuidadosa revisión de las fuentes históricas médicas originales, las publicaciones y las estadísticas de los pasados doscientos años, nos muestra que las enfermedades infecciosas descendieron un 90 % antes de que la vacunación en masa fuera introducida.

Los expertos atribuyen el cese de las epidemias no a la vacunación masiva, sino a un gran movimiento de reforma sanitaria que barrió Europa a partir del año 1800. Estas reformas incluyeron la retirada de la basura y los deshechos humanos de las calles a través de sistemas de fontanería; la limpieza regular de los establos y las calles de excrementos de caballo y desperdicios humanos; la mejora de las carreteras de forma que las carnes, los vegetales y la leche cruda pudieran ser distribuidos a las ciudades cuando se encontraban frescos; y la modernización de los sistemas de distribución de agua para prevenir la contaminación bacteriana.[12]

Todas las antiguas epidemias del terror, la peste negra y el cólera, respondieron a estas reformas, y las epidemias descendieron durante los años 1800, mucho antes de la llegada de la vacunación. Incluso el CDC informó en 1999 que las enfermedades infecciosas descendieron en el siglo pasado debido a mejoras en la sanidad, el agua y la higiene. La vacunación contra la tos ferina, la difteria, el sarampión y la polio tuvieron lugar todas sólo en el mismo final del ciclo de vida de cada epidemia, exponiendo así la falacia de la afirmación de que la vacunación acabó con las epidemias.[13]

La única excepción a este descenso es la varicela, que, contrariamente a todo lo que se nos ha enseñado, aumentó con la venida de una vacunación obligatoria y descendió sólo después de un levantamiento organizado de padres y doctores forzando a los gobiernos europeos a suprimir sus programas obligatorios de vacunación.[14] Aunque la Organización Mundial de la Salud se atribuye el mérito de la erradicación de la varicela mundialmente gracias a la vacunación, el hecho es que la varicela descendió en todos los países estuviera o no la población vacunada. Como dijo el doctor Glen Dittman en 1986, «Es patético y ridículo decir que hemos vencido a la varicela con las vacunas, cuando sólo el 10 % de la población fue vacunada ».

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Delta el Mar Mar 24, 2009 1:35 pm

Gracias por la informacion. Siempre es bueno conocer todos los puntos de vista antes de tomar determinadas decisiones.
avatar
Delta

Cantidad de envíos : 1502
Edad : 47
Localización : Valladolid
Fecha de inscripción : 02/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por luna06 el Mar Mar 24, 2009 2:54 pm

Gracias por la información, guapetona.
avatar
luna06

Cantidad de envíos : 1434
Edad : 41
Localización : lliria (valencia)
Fecha de inscripción : 30/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por MamideLuna el Miér Mar 25, 2009 2:33 am

Wink
avatar
MamideLuna

Cantidad de envíos : 1940
Edad : 41
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 25/10/2008

http://crianzanaturalyapego.activoforo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Invitado el Jue Mar 26, 2009 2:10 pm

Hoy le han puesto las vacunas de los 2 meses a Alba, 4 pinchazos ni mas ni menos, y desde que lei esto he ido con dudas de vacunarla o no...jo, alguna no ha vacunado a sus hijos? que experiencia ofrece en eso? he llorado yo mas que ella con los pinchazos, mas la tarde-noche que nos espera de fiebre e incomodidad.
Me siento fatal y culpable. Crying or Very sad

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Olga:Surya+Aitor el Vie Mar 27, 2009 1:23 am

Angela tal vez Alba no tenga fiebre!
A Surya le vacunamos el martes y chica.. aunque tambien fueron 4 pinchazos, es que ni fiebre le dio!
Lo que si que al levantarse ayer miercoles andaba como cojito de una piernita, que tristeza, Sad , x suerte al ratito se le paso y ya como si nada
Asi que.. espero que tu niña pase buena noche y tu tambien claro!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Olga:Surya+Aitor

Cantidad de envíos : 2043
Edad : 44
Localización : Entre Costa Rica y España
Fecha de inscripción : 25/10/2008

http://www.pocosol.co.cr

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por MamideLuna el Vie Mar 27, 2009 2:14 am

Seguro que pasais buena noche las dos Angela ya que como bien dice Olga no siempre les da fiebre, ya nos contarás como evoluciona I love you
avatar
MamideLuna

Cantidad de envíos : 1940
Edad : 41
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 25/10/2008

http://crianzanaturalyapego.activoforo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 28, 2009 10:51 pm

Angela, a Rubén hasta los 15 meses le vacuné por desconocimiento de lo que ahora sé, pero ninguna más y a Unai no pienso ponerle ninguna. Por supuesto, es mi decisión basada en estudios de peso de profesionales de la salud que saben que son muy peligrosas y es un gran negocio de los laboratorios, pero solo es mi decisión, cada uno yo creo que debe sopesar la suya, yo no quiero influir en ella, pero, sabiendo lo que sé, no puedo evitar contarlo, pues deseo lo mejor para nuestros niños. Tengo ya muchísima información al respecto y como ya dije aquí atras en la liga por la libertad de vacunación he encontrado la inmensa mayoría. Así que cada uno decida, ya que sé que hay una gran presión por parte del sistema y la sociedad y es difícil tomar una decisión.
Un beso a todas. Very Happy

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Delta el Dom Mar 29, 2009 12:59 pm

Hasta la fecha mis hijos no han tenido ninguna reaccion adversa a las vacunas.
Respeto la decision de cada una, pero creo que yo pasaria muchisimo mas miedo sin ponerselas que poniendoselas... pero como todo es una decision muy personal y, desde mi punto de vista, tambien muy valiente, que debe nacer desde una conviccion profunda como es en tu caso, asi que adelante con tu decision. Animo.
Besos.
avatar
Delta

Cantidad de envíos : 1502
Edad : 47
Localización : Valladolid
Fecha de inscripción : 02/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Invitado el Mar Mar 31, 2009 5:09 pm

Very Happy

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad sobre la salud

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.