Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Bizcocho espectacular
Mar Jul 22, 2014 5:26 pm por Tandem

» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 6:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 6:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 5:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 2:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 1:19 pm por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 6:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 6:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 10:49 am por pepa


es posible un parto vaginal después de una cesárea

Ir abajo

es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:04 pm

os dejo una información que en su día me pasó la matrona en la que nos explicaba claramente que SI es posible tener un parto vaginal después de una cesárea.
Espero que nos sirva de ayuda a todas las que hemos pasado por una cesárea

OBSTETRICIA
Un comité de expertos concluye que el parto vaginal es seguro tras una cesárea
No hay razón para que la parturienta se someta obligatoriamente a una 2ª cesárea
El panel insta a las sociedades científicas a revisar sus guías de práctica clínica
Actualizado miércoles 10/03/2010 22:58 (CET)

Reuters | ELMUNDO.es
Washington.- Tener un parto vaginal después de haber tenido hijos mediante una cesárea es seguro. Esta ha sido la conclusión de un panel independiente de expertos de los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU (los NIH), que recomienda que se ofrezca esta "opción razonable" a las gestantes.
El panel señala que a muchas mujeres estadounidenses, incluso aquellas con escaso riesgo de complicaciones durante el parto, no se les ofrece la opción de un parto vaginal. De acuerdo con sus conclusiones, no existe de por sí ninguna razón para que una mujer que se ha sometido a una cesárea se someta obligatoriamente a tal intervención de nuevo si posteriormente quiere tener hijos mediante un parto natural.
Los expertos citan "investigaciones rigurosas" que constatan que intentar un parto natural tiene éxito en cerca del 75% de los casos. Asimismo, los riesgos de mortalidad son menores si a la parturienta se le da la opción de tener un parto natural, incluso si finalmente es necesario practicar una cesárea.
"Las decrecientes tasas de partos vaginales tras una cesárea y las crecientes tasas de cesáreas durante los últimos 15 años parecerían indicar que es preferible planear una segunda cesárea en lugar de intentar un parto [natural]", ha dicho el doctor Gary Cunningham, presidente del panel de expertos de los NIH. De hecho, así lo han sugerido algunos estudios.
"Sin embargo, la evidencia actualmente disponible sugiere un panorama muy diferente: merece la pena considerar intentar un parto [vaginal] y puede ser preferible para muchas mujeres", añade este especialista, que dirige el departamento de ginecología y obstetricia en el Southwestern Medical Center de la University de Texas en Dallas.
El comité de expertos cita dos investigaciones recientes realizadas en EEUU que demostraban que el 30% de los hospitales habían dejado de ofrecer a las mujeres la opción de un parto vaginal si se habían sometido a una cesárea. Algunos especialistas temen que las incisiones de la primera intervención podrían romperse por la presión de las contracciones, poniendo en peligro a la madre y al bebé. Sin embargo, los estudios han mostrado que la tasa de rupturas es inferior al 1%.
Riesgos
"Hay todavía mucho que no sabemos sobre qué mujeres tendrán éxito sometiéndose a un parto vaginal tras una cesárea, pero creemos que es esencial que los deseos y preferencias de una mujer sean respetados en el proceso de decisión", señala Cunningham, según la nota distribuida por los NIH.
La seguridad es la principal preocupación, tanto para la parturienta como para sus sanitarios, al decidir si intentar un parto vaginal o repetir la cesárea. Cada opción implica importantes riesgos y beneficios tanto para la madre y al hijo. Esto supone un profundo dilema porque los beneficios para la mujer pueden implicar mayores riesgos para el bebé y viceversa.
Por ejemplo, las tasas de histerectomía son similares en ambos tipos de parto, mientras que las rupturas uterinas son más frecuentes en mujeres que han intentado un parto vaginal. Sin embargo, la mujer que ha tenido un parto vaginal tras una cesárea sufre menos anomalías en el crecimiento y posición de la placenta en futuros embarazos.
Sin embargo, la falta de evidencias de calidad sobre qué factores médicos y no médicos impide calcular con precisión los riesgos, lo que podría facilitar la decisión de parto natural o quirúrgico. Por eso, los especialistas recomiendan que se lleven a cabo más investigaciones para comprender los factores médicos y no sanitarios que influyen en la decisión del tipo de parto.
En vista de sus conclusiones sobre la relativa seguridad de los partos vaginales tras una cesárea, el panel insta a las sociedades científicas a revisar sus guías de práctica clínica. Actualmente, el American College of Obstetrics and Gynecology no recomienda el parto vaginal para mujeres que han tenido tres o más cesáeras.
Las tasas de cesáreas han crecido en EEUU, pasando el 20.7% de los partos en 1996 al 31.1% en 2006. Casi el 40% de las cesáreas practicadas anualmente en este país se producen en mujeres que ya se han sometido anteriormente a una cesárea.
En España, las tasas de cesáreas también se han disparado, sobre todo en los centros privados. Así, según un estudio realizado en 2005, en la Comunidad de Madrid, la tasa de partos por cesárea se situó en el 25,9%: en el ámbito público el porcentaje fue del 21,1%, en el privado alcanzó el 34,9%.
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:07 pm

aquí os paso otro artículo muy interesante que también nos dejó la matrona (es un sol ojalá todas las matronas fueran igual...).
No he copiado las referencias bibliográficas porque eran bastantes, pero si quereis os las paso

PVDC e Inducción Farmacológica: ¿Ayuda u Obstáculo?
por Jennifer Jamison Griebenow, traducido por Andrea Anguera
Si deseas tener un PVDC, es importante que sepas que la inducción sólo está indicada médicamente si tú o tu bebé tienen un problema de salud específico, como diabetes mellitus o eclampsia. Ningún estudio realizado hasta ahora ha demostrado que la inducción de rutina mejore los resultados del parto (1). Lamentablemente, a pesar de la falta de pruebas convincentes sobre sus beneficios, la inducción se ha convertido en algo común para todas las mujeres embarazadas, deseen tener un PVDC o no. Pero el que la inducción esté sumamente extendida en los Estados Unidos y en otros países no la hace una opción inocua. Existen varias razones por las cuales su uso te puede llevar a tener otra cesárea, en vez de ayudarte a conseguir un PVDC.
Tasas de Cesáreas
En general, los estudios demuestran que la inducción aumenta la tasa de cesáreas en vez de disminuirla. En un estudio reciente que utiliza datos recopilados desde 1997 hasta 1999, la tasa de parto vaginal es mayor en el grupo donde el parto se presentó espontáneamente que en el grupo donde éste se indujo. Sólo 50% de las inducciones condujeron a un PVDC exitoso (2). En otro estudio, el riesgo de sufrir cesárea fue de 1, 5 veces mayor en los partos inducidos que en los partos espontáneos (3). Inducir el parto, en el primer intento de tener un PVDC, aumenta la tasa de cesáreas subsiguientes (4).
Ventajas del Trabajo de Parto Espontáneo
El cuerpo se prepara para el parto liberando hormonas que aflojan el tejido y los huesos de la pelvis para prepararse para el parto. La producción de estas hormonas aumenta drásticamente justo antes de comenzar el trabajo de parto natural. El pitocín u oxitocina y demás agentes inductores no pueden crear este efecto. Adicionalmente, cuando se está en trabajo de parto, es sumamente beneficioso el poder moverse libremente y sentir que tienes algún control sobre las contracciones, cosas casi nunca posibles cuando se realiza una inducción pues la madre suele estar obligada a estar en cama y conectada a un monitor fetal que le limita la movilidad. Muchas mujeres opinan que el dolor aumenta cuando están acostadas sobre su espalda. Además, cuando esto sucede, se pierde la ventaja de tener a la gravedad trabajando a favor de la parturienta.
Más aún, el adecuado posicionamiento del bebé y su cabecita ayudan a facilitar el parto. Durante las últimas semanas y días del embarazo, el bebé suele adoptar la posición óptima para nacer. Comenzar el parto antes de que el bebé esté listo para ello puede alargar o enlentecer el parto.
Aunque ciertamente es posible el parto cuando la cabeza del bebé está asínclica (inclinada hacia un lado en vez hacia el pecho), este hecho es otro obstáculo que es preferible evitar. Algunos asistentes al parto indagan la posición de la cabeza del bebé y la ajustan para facilitar su descenso. Sin embargo, no todos saben cómo hacerlo o no están dispuestos a hacerlo. Este proceso de posicionamiento se resuelve solo en la mayoría de los partos que no son estimulados artificialmente, pero en una inducción es muy poco probable que esto pase, debido a los factores mencionados anteriormente.
Riesgos de la Inducción
Otro elemento a considerar cuando se elige una inducción es que, además de aumentar la posibilidad de sufrir otra cesárea, eleva los riesgos para ti y tu bebé. La inducción incremente el estrés que el bebé experimenta, aumenta el riesgo de sufrimiento fetal, especialmente cuando se utilizan las dosis más altas de oxitocina o misoprostol (5) (6)(7). La madre debe ser vigilada cuidadosamente porque la inducción puede producir contracciones demasiado fuertes. Las contracciones artificiales son más difíciles de sobrellevar para ti y tu bebé, pues el período entre contracciones es más corto y el bebé no recibe tanto oxígeno. En algunos casos, la inducción causa la separación temprana de la placenta (placenta abrupta) (Cool (9).
Al elegir una inducción se hace más probable que la madre elija o necesite una epidural para soportar la contracciones (10) (11). La epidural añade otro grupo de riesgos, incluyendo dolor espinal, incontinencia urinaria temporal, hipotensión materna, dolores de espalda a largo plazo, dolor de cabeza, migrañas y entumecimiento u hormigueo; en casos poco comunes, se produce paro cardiaco, convulsiones, ataques de alergia y parálisis respiratoria (12). La epidural eleva la temperatura de la madre, lo que a su vez eleva la temperatura del bebé, por lo que después del nacimiento éste puede requerir intervenciones para descartar una infección. Más aún, la epidural puede ocasionar sufrimiento fetal, pues las drogas usadas pasan al sistema del bebé (13). La epidural también hace el parto más lento, lo cual puede conducir a otra cesárea por “parto detenido” (14), y usarla aumenta la probabilidad de necesitar fórceps, pues la madre está en menor capacidad de pujar de manera efectiva (15). Si sufriste una cesárea por una inducción fallida o por “parto detenido”, habrás sufrido algunos o varios de los efectos secundarios y los riesgos de una cirugía mayor, así como también los de la inducción, aunque todos ellos posiblemente se hubieran podido evitar.
La Ruptura Artificial de Membranas tampoco se recomienda como inductor. Una vez que la bolsa de aguas está rota, aumenta el riesgo de infección y se imponen límites de tiempo en la mayoría de los partos. Estadísticamente hablando, la ruptura artificial de membranas eleva, en vez de disminuir, la probabilidad de que sufras una operación cesárea (16) (17).
Los bebés cuyos nacimientos son inducidos parecen tener mayor riesgo de ser prematuros (18). A pesar de las pruebas y las mejores intenciones del personal médico, no existe una garantía total de maduración. Además, es más común en los bebés con nacimiento inducido necesitar resucitación, admisión a la unidad de cuidados intensivos y fototerapia para tratar la ictericia, y en todos estos casos se requiere separar al bebé de la madre (19).
“¿Qué Pasa si el Bebé es Muy Grande?”
Una de las mayores preocupaciones de médicos y madres es el tamaño del bebé. Si deseas tener una PVDC y el diagnóstico de tu cesárea previa fue desproporción cefalopélvica (un bebé macrosoma o una pelvis materna pequeña), es comprensible que tu médico piense que debe inducirte en la semana 37, 38 ó 39 para evitar que el bebé “crezca demasiado”. Sin embargo, esta creencia no está apoyada en evidencia médica.
Parte de la creciente tasa de cesáreas incluye cesáreas llevadas a cabo sin intentar el parto, incluso en madres primerizas, pues el médico opina que el bebé es muy grande. Un estudio reciente demostró que la tasa de inducción entre todas las madres embarazadas se elevó de 12,9% en 1980 a 25,8% en 1995. Esto incluye un increíble incremento del 23% en la tasa de inducción por macrosomia (20). Aunque ocasionalmente puede existir una verdadera desproporción cefalopélvica, el diagnóstico es sumamente subjetivo y varía enormemente entre los diferentes asistentes al parto (21).
A menudo se usa el ultrasonido o ecografía para estimar el peso fetal hacia el final del embarazo. Sin embargo, este método sólo puede identificar a los bebés de peso normal, no a los que son usualmente grandes o pequeños (22). A las mujeres que se les dice tener un bebé grande para su edad gestacional, se les hacen más cesáreas sólo porque el ultrasonido parece mostrar un bebé grande, aunque el tamaño real luego no se compagina con la predicción del ultrasonido (23). La estimación clínica del tamaño fetal es un poco más precisa que el ultrasonido, por lo que no se debe confiar en el estimado del ultrasonido (24).
Inducción por Bebé Grande
La inducción no mejora los resultados en los bebés grandes. Un estudio de 1997 comparó la tasa de cesáreas entre madres inducidas por sospecha de bebé macrosoma y madres con bebé de gran tamaño que empezaron el trabajo de parto espontáneamente. Los autores se sorprendieron al hallar que la tasa de cesárea en el grupo inducido fue de 36% y sólo 17% en el grupo que comenzó el trabajo de parto espontáneamente; pues ellos esperaban que ambos grupos tuvieran tasas similares. Más aún, los bebés en el grupo inducido fueron algo más pequeños que los bebés cuyas madres parieron espontáneamente. La conclusión de los autores fue la siguiente: “Se observó un aumento en los nacimientos por cesárea en las pacientes sometidas a inducción por indicación de macrosomia fetal. Estos datos apoyan el plan de “manejo expectante” [no aplicar el manejo activo] cuando se sospecha de macrosomia” (25). Un estudio de 1993 halló que menos de la mitad de los bebés que se estimaban pesar más de 4 kilos realmente lo pesaban; los investigadores concluyeron que inducir por supuesta macrosomia aumenta el riesgo de cesárea y no aporta ningún beneficio (26).
También se vio que cuando se sospechó de macrosomia fetal prenatal, la tasa de cesárea fue 52%, en cambio en madres que resultaron tener bebés macrosoma no sospechado con anterioridad la tasa fue de 30%. La elevada tasa de cesáreas fue ocasionada por una mayor tasa de inducciones y de inducciones fallidas. En definitiva, la predicción prenatal de macrosomia fetal aumentó la tasa de cesáreas y no disminuyó la tasa de distocia de hombros (cuando los hombros del bebé no salen espontáneamente), lo cual es lo que más preocupa a los médicos en el parto de bebés grandes. La conclusión: “Debe desistirse del uso de la ecografía y la inducción del iparto en los pacientes con riesgo de macrosomia fetal” (27).
Ruptura Prematura de Membranas
Si el saco de líquido amniótico se rompe espontáneamente y la madre no comienza a tener contracciones eficientes al poco tiempo, la mayoría de los médicos opinan que la madre debe ser inducida y dar a luz en 24 horas, basando en el riesgo de infección. Sin embargo, todo parece indicar que son los tactos vaginales los que introducen las bacterias dentro de la madre (28). Si la mujer evita los tactos, no introduce nada en la vagina y se mantiene fuera del hospital, es mucho menos probable que contraiga una infección. Además, la mujer puede tomar su temperatura para verificar que no existe infección.
Las tasas de mortalidad y morbilidad del infante no aumentan si se espera a que el parto empiece espontáneamente, aunque puede que tengas que estar más tiempo en el hospital (29). No existe una diferencia significativa en las tasas de infección o cesárea si se espera 24 horas o hasta tres días (30). Algunos estudios muestran que cuando se induce el parto aumenta la tasa de partos instrumentales (cesárea o uso de fórceps o ventosas) sin que haya beneficio alguno para el feto (31). “Si no se aplica el manejo expectante del parto, un 70% de las mujeres da a luz antes de 24 horas; y 85%, antes de 48 horas. La mayoría de estas mujeres obtendrá muy pocos o ningún beneficio de la inducción, y a partir de la evidencia disponible no se justifica el protocolo de inducir el parto rutinariamente después de la ruptura espontánea de membranas” (32).
Cuando se pasa la Fecha “Probable” de Parto
Algunos médicos o comadronas sugieren o animan a la mujer a someterse a una inducción cuando ha pasado las 40 semanas de gestación. Sin embargo, los estudios científicos no apoyan la inducción cuando el embarazo ha pasado las 40 semanas. Algunos estudios han mostrado que la separación de las membranas reduce la duración del embarazo (33, 34), pero es difícil encontrar estudios recientes que tomen en cuenta el efecto sobre el bienestar del bebé al nacer y sobre la tasa de operaciones cesáreas. En otras palabras, separar las membranas acorta el embarazo, pero eso no significa que disminuye la posibilidad de sufrir una cesárea.
Es muy recomendable verificar la fecha probable de parto. Si el ciclo menstrual de la mujer tiene una duración mayor a 28 días, sus embarazos serán evidentemente más largos, pues la ovulación y la concepción se produjeron más tarde que en un ciclo más corto.
Los riesgos de la separación de las membranas incluyen: infección, ruptura involuntaria de las membranas y problemas debido a una placenta previa no diagnosticada con anterioridad (35).
Aunque existe evidencia de que los riesgos para el bebé aumentan un poco después de la semana 41 ó 42 (36, 37), es igualmente necesario sopesar los riesgos de la inducción con los riesgos de esperar a que el trabajo de parto empiece espontáneamente. “En los embarazos prolongados no hay una respuesta definitiva: las pruebas realizadas para inducir de manera selectiva introducen riesgos; la inducción de rutina crea más problemas de los que resuelve. Generalmente, lo mejor es dejar que la naturaleza siga su curso, aunque esta opción tampoco carece de riesgos… La verdad es que debes apostar por la opción que consideres mejor”(38).
Ruptura Uterina
En cuanto a la ruptura uterina, los hechos hablan por sí mismos: la inducción con fármacos aumenta el riesgo de ruptura uterina (39). La tasa de ruptura uterina en PVDC no inducidos es solo 0,5%, menor al riesgo de sufrir muchas otras complicaciones mayores del parto. Si embargo, cuando se introduce el factor inducción, el riesgo aumenta. Un estudio reciente, el cual obtuvo mucha atención por parte de los medios, mostró que en los PVDC inducidos con pitocín, u oxitocina, el riesgo de ruptura se elevó a 0,77% y ¡con prostaglandinas como agente inductor, la tasa de ruptura aumentó a 2,45%! (40).
Casi todos los estudios confirman el riesgo de inducción en los PVDC, aunque algunos no muestran un incremento en la tasa de ruptura (41). En un estudio realizado con 752 mujeres, se produjeron 12 rupturas uterinas, 11 de las cuales estuvieron asociadas al uso de inducción o conducción del parto o ambos. Los autores afirmaron que el PVDC es seguro, pero que el PVDC inducido no lo era (42). En un estudio mencionado más arriba sobre la eficacia de la inducción, se halló que en los partos inducidos la tasa de apertura de la cicatriz (dehiscencia) es de 7% (43).
Una revisión de casi 115.000 partos en Canadá confirmó que la inducción y la conducción del parto (usar agentes químicos para estimular una mayor actividad uterina en un parto iniciado espontáneamente) son factores de riesgo confirmados para la ruptura uterina (44). Aunque la conducción al parto podría ser una opción menos cuestionada que la inducción, pues el parto ya se ha iniciado, sigue existiendo riesgo de ruptura. Un estudio israelí concluyó que el uso de oxitocina y prostaglandinas aumentan el riesgo de ruptura (45). Otro estudio confirmó que los partos espontáneos tiene un bajo riesgo de ruptura (0,45%), pero que el uso de prostaglandinas aumenta el riesgo 6,41veces (46).
Alternativas a la Inducción Farmacológica
¿Qué opciones hay en caso de que una inducción fuera realmente necesaria por motivos médicos?
Existen varias opciones que se tratan, aunque muy brevemente, en la literatura médica. Muchas comadronas mencionan las relaciones sexuales como efectivas para este fin, aunque la literatura médica no dice mucho sobre su eficacia. Se ha comprobado que la estimulación de los pezones o pechos con un sacaleches eléctrico es tan efectiva como el uso de oxitocina para iniciar el trabajo de parto (47), aunque podría tener efectos secundarios similares, y debería realizarse bajo la supervisión de alguien con experiencia en su uso para este fin.
Parece que la acupuntura aumenta el número de contracciones (48, 49). La dilatación mecánica, incluyendo el uso de catéteres tipo globo, es otra opción libre de fármacos que parece ser efectiva (50,51). El uso de métodos inductivos no farmacológicos podría tener un mayor porcentaje de fracaso que el esperar a que el trabajo de parto se presente espontáneamente si el bebé no está listo para nacer, pues puede que el bebé no esté en la posición óptima y, si se rompe la membrana, puede que no le sea posible posicionarse correctamente. Es difícil obtener datos sobre el éxito de las inducciones con agentes no farmacológicos. Si deseas más información (en inglés) sobre la seguridad y eficacia de las inducciones con estos agentes, y aceite de ricino y similares, puedes dirigirte a los Archivos de Matronas (Midwife Archives) en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] para que puedas tomar una decisión informada.
Conclusión
En general, la inducción farmacológica que se practica actualmente en los hospitales no consigue lo que promete. En vez de aumentar la probabilidad de tener un PVDC exitoso, la disminuye, además de convertir tu parto en una experiencia peligrosa para ti y tu bebé. En caso de que exista una necesidad médica, la inducción puede ser una opción útil, pero no debe usarse a la ligera. Si verdaderamente se requiere una inducción, es de gran importancia que se prepare el cuello del útero lo más posible antes de la inducción para maximizar la posibilidad de lograr el PVDC.
Elige con mucha cautela a la persona que te va atender el parto y discute detalladamente con él o ella todas las opciones antes de acceder a una inducción al parto para un PVDC.
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:11 pm

aquí os pongo una respuesta MUY SABIA a la pregunta de si es posible hacer algo para ponernos de parto, me encanta su razonamiento

DIA DE PARTO - Hay alguna forma en que pueda conseguir ponerme de parto?

Por mi experiencia os confío mi absoluta creencia de que el momento de ponernos de parto no depende de nuestra conveniencia o voluntad, ni la del médico ni la de nuestro jefe...
Se sabe científicamente que es una información gestacional, y que tampoco ésta viene determinada por decisión racional de nuestro hijo (de nada sirve insistirle con que se de prisa en salir jejej) , ni del grado de maduración fetal, ni del número de hijo que hace, ni tampoco que hagamos mucho el amor ni mucho paseíllo ni subir o bajar escaleras. Todas estas actividades sí pueden favorecer que en el momento en que nos pongamos de parto el cuello esté más "blandito" pero nada más.
Entiendo bien a esas madres que no desean que se les induzca el parto, y yo les diría que respiren hondo, se relajen y contacten con su sabiduría interna, y entiendan que estando en salud la posible presión médica no obliga necesariamente al ingreso, quiero decir que si todas las pruebas demuestran que tanto nuestro hijo como nosotras estamos bien, será porque el enano de momento está estupendo donde está... Es muchas veces nuestra impaciencia y/o la del obstetra que no nos deja ver esta realidad. No se trata pienso de desconfiar de lo que nos dice nuestro médico, se trata de darnos cuenta de que puede ser él que no confíe en nuestra naturaleza...
A los médicos en occidente no se les enseña a confiar en la Naturaleza del "paciente" sino a confiar en sus habilidades aprendidas en la Universidad y en sus propias experiencias profesionales. Esto está muy bien cuando se trata de "enfermos", "pacientes".. pero hemos de darnos cuenta de que una gestante en salud es una de las máximas pruebas de que la Naturaleza está actuando a la perfección, y se trata de observarla, seguir haciendo todas las pruebas que estimemos oportunas para seguir comprobando, pero también desde mi punto de vista seguir maravillándonos de tanta perfección y tener la sabiduría (por tanto la calma) para seguir permitiendo que fluya a través nuestro...
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:13 pm

con este comentario lo que nos deja claro es la "mala costumbre" que tienen muchos gines en programar el parto cuando todo está llendo perfectamente y no hay riesgo ni para la madre ni para el bebé.
Desgraciadamente muchos de las programaciones terminan en cesárea así que tomemos nota también porque cuanta más información tengamos mejor sabremos reaccionar.
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:23 pm

aquí os dejo otra respuesta cuando el bebé está en transversa si se puede colocar en cefálica, o cuando el bebé está en podálica o de nalgas si es posible el parto vaginal y así evitar la cesárea y un artículo de Michel Odent un obstetra francés defensor de la lactancia materna y del parto natural:

Un bebé en posición transversa es razón justificada para hacer una cesárea, en esa presentación literalmente no puede salir por vía vaginal.
Para muchos obstetras sin embargo no es motivo para programar una cesárea, opinan que es mejor esperar a que se inicie el parto y asegurarse de que sigue en transversa, porque en cualquier momento el bebé puede colocarse en cefálica, incluso durante las mismas contracciones de parto. Michel Odent incluso dice que hay que esperar a que la dilatación sea completa para hacer la cesárea.

Odent M.
La segunda fase como interrupción del reflejo de eyección del feto. Midwifery Today Int Midwife. 2000 Autumn;(55):12

No he podido olvidar los comentarios del padre de dos bebés que habían nacido en casa. Una vez me comentó: ”Me sorprende que cuando hablamos con nuestros amigos sobre partos, no paran de referirse a la primera fase y a la segunda fase. Ella tuvo una especie de reflejo repentino y poco después nació el bebé” . Este hombre se había comportado de una forma excepcionalmente discreta cuando su mujer estaba dando a luz (¡durante uno de los partos él estaba supervisando el borrador de su libro sobre el hielo en el Polo Norte!). Sin embargo escuchaba atentamente los sonidos que emitía su mujer. En aquel momento no pudo adivinar que yo había publicado hacia poco un artículo sobre “el reflejo de eyección”.

La expresión “el reflejo de eyección” fue utilizada por primera vez por Niles Newton en 1960, cuando estudiaba la influencia del entorno en el nacimiento de un ratón (1). En los años 80 me pareció relevante rescatar el término del olvido y aplicarlo a los humanos de la misma forma (2). Actualmente considero este “reflejo” como una referencia fisiológica imprescindible de la tendríamos que intentar no desviarnos en exceso. Durante las contracciones fuertes e irresistibles de un auténtico reflejo de eyección no hay espacio para los movimientos voluntarios. La razón principal por la que el nacimiento de un bebé suele ocurrir después de una segunda fase es un malentendido cultural de la fisiología del nacimiento. Los factores ambientales tienen una gran influencia en todos los procesos que dependen de la segregación de oxitoccina (en particular el parto, las relaciones sexuales y la lactancia).

Cualquier interferencia en el estado de intimidad inhibe el tránsito hacia el reflejo de eyección del feto. Esto no sucede si hay un acompañante en el parto que se comporta como instructor, o un observador, o un ayudante, o un guía, o una “persona de apoyo” (3). Los tactos vaginales, el contacto visual o un cambio forzado de entorno pueden inhibirlo. Tampoco sucede si el lenguaje racional estimula el intelecto de la parturienta (“Ahora tienes una dilatación completa; tienes que empujar”). Tampoco ocurre cuando no hace suficiente calor en la habitación o cuando hay mucha luz.

Es fácil de reconocer el reflejo de eyección típico. Puede ser precedido por un miedo repentino y transitorio expresado de una forma irracional (”mátame”, “déjame morir”, etc.). La peor actitud en situaciones como ésta es tranquilizar con palabras (4). Esta expresión de miedo corta y transitoria puede ser interpretada como un signo favorable de una segregación espectacular de hormonas, incluyendo adrenalina. Inmediatamente después deben producirse una serie de contracciones irresistibles. Durante las últimas contracciones fuertes la futura madre parece de repente llena de energía y con ganas de agarrar algo. El cuerpo de la madre tiene una tendencia repentina a enderezarse. Por ejemplo, si la mujer estaba previamente a cuatro patas su pecho tiende a ponerse vertical. Otras mujeres se ponen de pie para dar a luz, más a menudo que estiradas en el borde de un mueble. El reflejo de eyección se suele asociar a la postura de inclinarse hacia delante. Cuando una mujer se inclina, la vulva se abre con un mecanismo diferente de lo que ocurre con otras posturas. Se elimina el riesgo de desgarros peligrosos. Tras un reflejo de eyección típico la placenta se suele separar en algunos minutos.

Existen circunstancias donde resulta fundamental desviarnos lo menos posible del modelo fisiológico. Este es el caso del parto de nalgas. Un parto de nalgas no es peligroso cuando la primera fase ha sido fácil y es proseguida por un fuerte relejo de eyección del feto. A pesar de tener experiencia personal con unos 300 partos de nalgas por vía vaginal respaldo la actitud de los obstetras que prefieren ofrecer de forma rutinaria la cesárea. Tenemos que tener en cuenta el malentendido generalizado existente sobre la fisiología del nacimiento. Un parto de nalgas es peligroso en presencia de un obstetra asustado (o comadrona, o padre, etc). Un parto de nalgas es peligroso cuando se necesitan esfuerzos voluntarios para que salga el bebé.

Estas consideraciones sobre el reflejo de eyección y la segunda fase son oportunidades para sugerir que el verdadero rol de la comadrona es proteger un entorno que pueda posibilitar el reflejo de eyección. Lo importante es tener en cuenta las necesidades básicas de la parturienta. Lo importante es conciliar la necesidad de intimidad con la necesidad de sentirse segura. Esto explica la importancia de la comadrona como figura materna. La madre es en primer lugar una persona protectora. Del mismo modo uno no se siente observado o juzgado por la propia madre.

El vocabulario que utilizo se inspira en los trabajos pioneros de Niles Newton. Ayudan a entender la sexualidad como un todo. Hoy en día resulta artificial estudiar los episodios esenciales para la supervivencia de las especies por separado (5). Están implicadas las mismas hormonas. Se reproducen escenarios similares, por lo que existe siempre un reflejo de eyección final: el reflejo de eyección de la leche (6), el reflejo de eyección del esperma, el reflejo de eyección del feto...
Sin embargo si estuviera en podálica o nalgas sí existe la posibilidad de que en un momento determinado encaje y pueda producirse el parto en esta situación, es por esto por lo que los obstetras que no desean asistir este tipo de partos programan la cesárea para la semana 37-38 para así evitar que pueda comenzar el parto.[/i]
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Jue Ene 05, 2012 12:23 pm

Michel Odent, MD, ha influenciado la historia de los partos y las investigaciones sanitarias durante varias décadas. Como médico estableció la unidad de maternidad en el Hospital Pithiviers en Francia en los años 60 y 70. Estaba a cargo, junto a 6 comadronas, de unos mil partos anuales consiguiendo estadísticas favorables de bajos niveles de intervención. Odent se conoce comúnmente como el obstetra que introdujo el concepto de los partos en el agua y los partos domiciliarios. Su enfoque ha sido reconocido en prestigiosas revistas médicas como The Lancet y en documentales televisivos como Birth Reborn de la BBC. Tras su carrera profesional en los hospitales ha practicado partos domiciliarios. Sus libros del siglo 21 (La cientificación del amor, El granjero y el obstetra y la Cesárea ¿solución o problema?) se pueden considerar una trilogía. En ellos se plantean temas urgentes sobre el futuro de nuestra civilización.

Odents colabora como editor en la revista Midwifery Today.
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por yolanda el Jue Ene 05, 2012 1:12 pm

gracias Noe


Última edición por yolanda el Lun Abr 21, 2014 11:31 am, editado 1 vez

yolanda

Cantidad de envíos : 3018
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Lun Ene 09, 2012 12:01 pm

yolanda mira te dejo más información sobre las posiciones

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

no estoy segura pero según dices Lia estaba en transversa podálica, vamos con los pies para abajo no? entonces me imagino que sea la línea transversa.. te mando en mp la bibliografía.

voy a ver si encuentro más información..besotes
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Lun Ene 09, 2012 12:10 pm

aquí va más información que nos dió:

POSICIONES - Cuándo se suelen colocar los bebés en cefálica?

A las 30 semanas los que no están sentados están atravesados, es lo más frecuente. A partir de la 30-32 se empiezan a colocar. Muchos suelen colocarse en cefálica a partir de la semana 32 en adelante. Y si no fuera así, podemos intentar los siguientes remedios de abuela, que si bien nunca sabremos a ciencia cierta si funcionan, porque si se dan la vuelta no podemos tener la seguridad de que no lo hubieran hecho de cualquier modo, da que pensar que si han llegado a nuestros días es porque es posible que haya más que una casualidad, yo desde luego probaría, el no ya lo tenemos...

Subir y bajar escaleras de lado parece favorecer que los bebés en transversa se coloquen bien.

Caminar, hacer el amor ...

Otro truquillo es ponerse un paño calentito (o una bolsa de agua caliente) en la ingle y frío en la parte superior del útero (podría ser una bolsa de guisantes congelados), les gusta tener calor en la cabeza e irán a buscarlo. El frío con precaución, se trata de incentivar no de congelar... jejej

Ponerse en posición de moro ó mahometano (de rodillas, caderas justo encima de las rodillas, brazos estirados por delante, la frente apoyada en el suelo, o codos en el suelo y cabeza apoyada en las manos) mientras tu pareja te mueve suavemente las caderas hacia los lados con una tela colocada bajo el culete.

Por al menos 15 minutos, varias veces al día, ponerse en el suelo a cuatro patas y arquear la espalada hacia arriba (como un gato) y luego soltar. Luego quedarse en esa posición, pero con los brazos cruzados en el suelo, y con la cabeza apoyada sobre ellos, manteniendo la espalda "recta" ( nunca en forma de U). Para levantarse que gire sobre su lado izquierdo y se quede allí unos minutos. La fuerza de gravedad hace que la espalda del bebé (más pesada) se ponga en la parte de delante de la madre y da más espacio para que el bebé gire.

Hacer visualizaciones de que el bebé se mueve y decirle que es importante que se mueva, incluso tocarse la barriga y girar las manos como si lo moviera (OJO: sin hacer ninguna presión, NO va a moverlo ella, esto sólo lo puede hacer un experto. La idea es "mover" la energía.)

También podemos ponerle alguna música suave (o una linterna encendida) primero donde tiene la cabeza y bajarla poco a poco para que se interese en rotar. Igualmente, varias veces al día.

Colocar una tabla de planchar al borde la cama con el estomago vacio por lo menos 3 horas sin comida.. y acostarnos con la cabeza abajo y los pies apoyados sobre la parte superior de la tabla 3 veces diarias, pero nunca más de 10 minutos seguidos.

Otro ejercicio que suele excelentes resultados y tiene sus bases en la medicina china es la moxibustión: implica rodar la hierba Artemisa en forma de purito encendido. Se mantiene la hierba caliente cerca de un punto de acupuntura que está en los dedos meñiques de nuestros pies. Los médicos chinos creen que al estimular ese punto de acupuntura estimulan también el movimiento fetal. Importante que no se han encontrado efectos secundarios negativos y según ellos tiene un 98% de efectividad.

Esto también tiene su versión casera: en decúbito supino (boca arriba) o semisentada, primero hacer unos 5 minutos de respiraciones y relajación profunda. Preferiblemente si nos ayuda la pareja o nosotras solas haremos digitopresión en circular en el borde externo de los 2 meñiques de los pies con nuestros índices durante 15 minutos unas 5-7 veces diarias hasta que se coloque. Puede que os sorprendáis de cómo el bebé se mueve..

Si todo esto no da resultado, una última opción es la Versión externa. Hay que buscar a alguien con mucha experiencia, da excelentes resultados cuando es alguien experto quien lo realiza, respetando los tiempos del bebé y su deseo profundo de querer girarse... Os adjunto un documento explicativo y este link de la explicación y un vídeo demostrativo de cómo se realiza:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Lun Ene 09, 2012 12:12 pm

como vereis hay consejos que extrañan un montón pero todo sea porque si el bebe no está colocado se coloque..
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Lun Ene 09, 2012 12:14 pm

aquí os dejo la explicación que nos da sobre la versión externa (es un resúmen del link que os he dejado):

VERSIÓN EXTERNA - Qué es y cuándo se realiza?

La versión externa es una maniobra para transformar una presentación pelviana en una presentación cefálica. Está demostrado que su uso reduce en forma significativa la frecuencia de cesáreas. Debemos estar seguros de que nos encontramos con un feto saludable y una madre sin patología uterina en la edad gestacional adecuada y en el lugar correspondiente. Para ello se deben cumplir ciertas condiciones:
a) Edad gestacional entre 36 y 38 semanas.
b) Ecografía previa: descarta patología materna y fetal evaluando tamaño (por medio de la biometría) y cantidad de liquido amniótico.
c) Monitorización fetal reactiva.
d) No debe haber comenzado el de parto, pues dificulta enormemente la maniobra.
e) Pelvis adecuada y canal de parto sin obstrucciones.
f) Quirófano disponible y cerca por la eventualidad de una complicación.
g) Consentimiento informado.
Hasta hace poco no se realizaba con una cesárea previa, pero en la actualidad se realiza sin riesgo alguno para la madre y con un porcentaje de éxitos similar. Justamente Flamm en 1991 tuvo un 82% de éxitos en versión externa en 56 gestantes con cesárea anterior. No hubo ninguna rotura uterina y el 65% tuvo un parto vaginal.
En caso de embarazo gemelar la versión externa no es utilizada por muchos y en cambio está desarrollándose habitualmente la versión interna con bolsa íntegra.
La versión externa es un método sencillo (si se efectúa como corresponde), sin riesgos (si la efectúa personal idóneo) y efectivo (si se efectúa cuando corresponde).
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por Dsi el Miér Ene 11, 2012 6:27 pm

Me tengo que leer todo esto último...
Gracias Noe
avatar
Dsi

Cantidad de envíos : 1851
Edad : 38
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 25/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Mar Ene 31, 2012 1:07 pm

aquí os dejo el enlace a un artículo del "20 minutos" que leí la semana pasada y que aboga por el parto natural y una madre nos cuenta su historia de como pudo tener un parto vaginal en su casa después de haber "sufrido" una cesárea totalmente innecesaria

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por lizan el Mar Ene 31, 2012 7:07 pm

Gracias guapetona.

lizan

Cantidad de envíos : 1174
Fecha de inscripción : 18/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por yolanda el Miér Feb 01, 2012 2:03 am

sunny gracias noe

yolanda

Cantidad de envíos : 3018
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por noegar el Miér Feb 01, 2012 11:55 am

estaría genial poder disfrutar de un parto como ha disfrutado esta mama
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: es posible un parto vaginal después de una cesárea

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.