Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Bizcocho espectacular
Mar Jul 22, 2014 5:26 pm por Tandem

» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 6:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 6:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 5:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 2:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 1:19 pm por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 6:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 6:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 10:49 am por pepa


Juegos que invitan a relajarse

Ir abajo

Juegos que invitan a relajarse

Mensaje por Maribel el Dom Sep 11, 2011 6:44 pm

Si queremos ayudar a nuestros hijos a relajarse conviene saber que antes debemos hacerlo nosotros mismos, sentirlo en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Son importantes nuestra prestancia, nuestra voz, nuestra actitud, nuestros gestos a la hora de transmitir paz y serenidad. Muchas veces, tenemos que crear una atmósfera antes de realizar según qué ejercicio de relajación; hablar con voz reposada, articular bien las palabras y seguir un ritmo lento es necesario a la hora de explicar el desarrollo de un juego, por ejemplo.

Paseos por la naturaleza. Un paseo por el bosque durante el otoño es ideal para relajarse y calmar a los niños. Durante el paseo, podemos hacerles observar el balanceo de las hojas, su caída lenta o arremolinada, el vuelo de las hojas caídas en el suelo, los colores de los árboles, el cielo, la tierra… También podemos hacerles escuchar el ruido del viento, los pasos que hacen crujir las hojas secas, el canto de los pájaros, el ruido de un avión o un coche… Hacerles tocar las hojas secas y las hojas verdes (su suavidad, sus nervaduras), el musgo húmedo, las cortezas de los árboles… Podemos hacerles sentir los olores de las hojas, la hierba, las setas, las cortezas…
Ir a recoger plantas aromáticas. Nombrar la planta, observar su forma, su color (menta, melisa, salvia, tomillo, lavanda, camomila. Con los ojos cerrados palpar su textura, su grosor, o adivinar por el olor de qué planta se trata.
Cambiar castañas de una caja. Necesitaremos dos cajas de zapatos y diez castañas. El niño debe coger una castaña con una mano, apretar fuerte y soltarla rápidamente en la otra caja. Las castañas quieren cambiar de casa. Luego, haz lo mismo con la otra mano y finalmente, con las dos manos al mismo tiempo cruzando los brazos para soltarlas en la caja de al lado. La concentración sobre la sensación táctil ayuda a relajarse.
Encontrar la piedra. Pídele a tu hijo que elija una piedra entre un montón, observadla y hacedla roda con el dedo. Memorizad su forma. Después con los ojos cerrados tendrá que ir cogiendo piedras en el interior de la mano y adivinar por la forma cuál es la suya. Recomendado a partir de los 5 años.
En la piscina infantil o bañera. Soplar una pelota de ping-pong colocada delante de él. Podéis hacerla avanzar con las manos a la espalda, de rodillas o tendido con las manos en el fondo.
Jugar con arena. El contacto de la arena sobre la piel provoca una sensación epidérmica que calma al niño. Coged arena con la mano y dejadla fluir, sobre la otra mano, sobre la palma, con la mano abierta y los dedos juntos, después separados; sobre el dorso de la mano. Cambiad de mano. Después probad con las piernas. Podéis también dibujar en la arena con el dedo.

Seguir las gotas de lluvia. Mirar las gotas de agua que caen por el cristal durante un día lluvioso y seguirlas con el dedo. Escuchad la lluvia que golpea el cristal o repiquetea el tejado o baja por el canalón. También podéis observar el color del cielo, la forma de las nubes, los movimientos de los árboles a través de la ventana.
Sentir la lluvia. Tender el rostro para sentir la lluvia que cae sobre la cara, después tender las manos. Recoged en un cubo el agua del cielo y luego regad las plantas de casa con esta agua tan pura. Observar el agua caer en el charco, escuchad el ruido al caer en el cubo. Buscad charcos para hundiros en ellos.
Reconocer alimentos. Con los ojos vendados tenéis que adivinar de qué alimento se trata por el olor, el sabor o el tacto. Después os podéis dedicar a un solo grupo de alimento. La concentración en el sabor del alimento calma al niño y lo incita a comer. 1. Chocolate en polvo, azúcar, sal, harina. 2. Leche, naranjada, agua, infusión de menta. 3. Pan, pastel, galleta, brioche. 4. Mermelada, miel, chocolate, queso fundido. 5. Cerezas, fresas, grosellas, frambuesas. 6. Naranja, manzana, plátano, limón. 7. Patatas, pasta, lentejas, judías cocidas. 8. Hojas de menta, de perejil, lechuga, espinacas.
Variante: reconocer entre salado/soso, entre dulce/no dulce, entre crudo/cocido…
Juegos con partes del cuerpo. Atrapar objetos (calcetines, pañuelos, cintas, hierba, hoja, arena) con los dedos de los pies; acunar un muñeco con los ojos cerrados y tatareando una canción; balancear los brazos con movimientos amplios y lentos; acariciar y nombrar con el dedo las partes de la cara del niño que cierra lo ojos; jugar con la lengua delante de un espejo (sacarla, tocarla, pegarla al paladar, tocarse los dientes con ella); alternar la sonrisa con la cara seria; tenderse de espaldas sobre una pelota de espuma y hacerla rodar hacia delante o hacia atrás; acariciar la mano mientras se canta una canción; balancearse al ritmo de una melodía o canción.

Libros de imágenes. Memorizar imágenes de libros, fotos o pósters con distintas temáticas (escenas de la vida cotidiana, el mar, la ciudad, el aeropuerto, la granja). Tendidos en la cama, mostramos una imagen que iremos describiendo y haremos que cuente lo que ve en ella. Le pedimos que memorice la imagen y entonces escondemos la imagen. Con los ojos cerrados el niño deberá contar lo que ha observado.
Soplar. Este ejercicio permite tomar conciencia de la respiración y el control de la emisión de la respiración. Se coloca un objeto ligero sobre una mesa o el suelo. Al soplar, el niño observa cómo se mueve. Lo puede hacer más suave, más fuerte, con soplos breves y otros largos…
Escuchar el desgarro del papel. Podemos dar un periódico o revista vieja para que rompa sus páginas a tiras lentamente, para escuchar el sonido del desgarro.
Jugar con un globo. Lanzar un globo inflado al aire para observar su descenso lento antes de caer al suelo. Rebotad con la cabeza, con el codo, el hombro, la espalda el globo para sentir su ligereza con diferentes puntos del cuerpo.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Maribel

Cantidad de envíos : 1352
Fecha de inscripción : 16/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos que invitan a relajarse

Mensaje por martinlandelin el Lun Sep 12, 2011 10:08 am

Mi relajo sólo de leerlos. Además, ahora que se acerca el invierno, son buenas ideas para cuando tengamos que quedarnos en casa. Gracias.

martinlandelin

Cantidad de envíos : 203
Fecha de inscripción : 15/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos que invitan a relajarse

Mensaje por yolanda el Lun Sep 12, 2011 11:34 am

gracias maribel me van a venir muy bien que ya sabes que mi fierecilla no es muy relajada que digamos

bicos

yolanda

Cantidad de envíos : 3018
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos que invitan a relajarse

Mensaje por noegar el Mar Sep 13, 2011 1:47 pm

me he quedado relajada al leerte maribel.. qué cantidad de juegos nos has propuesto! tomo nota para cuando el terremoto crezca un poco más..

besotes
avatar
noegar

Cantidad de envíos : 774
Edad : 43
Fecha de inscripción : 17/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos que invitan a relajarse

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.