Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Bizcocho espectacular
Mar Jul 22, 2014 5:26 pm por Tandem

» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 6:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 6:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 5:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 2:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 1:19 pm por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 6:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 6:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 10:49 am por pepa


Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Alax el Jue Mayo 13, 2010 3:07 pm

hola

Quiero copiar el cuento de jorge Bucay "Los niños estaban solos" para ver qué opináis acerca de la moraleja del mismo. Yo por un lado interpreto que los niños hacen lo que esperamos de ellos, como dice Jean Liedoff en sus tesis del "El concepto del continuum", pero por otro lo aplico a la confianza de una mujer para parir por sí sola. Cuando perdemos la confianza o no confían en nosotros, llegamos a creer que NO somos capaces. Esto es lo que creo que ha pasado en los últimos 60 años de toda nuestra historia, que hemos delegado nuestra capacidad para parir en hospitales y profesionales ajenos a los verdaderos protagonistas. ¿Qué pensáis? Yo estoy convencida de que tenemos una sbiduría innata y anceastral dentro de cadauna de nosotras, pero lo tenemos que creer.

CUENTOS PARA PENSAR de Jorge BucayRBA Integral

LOS NIÑOS ESTABAN SOLOS

Su madre se había marchado por la mañana temprano y los había dejado al cuidado de Marina, una joven de 18 años a la que a veces contrataba por unas horas para hacerse cargo de ellos a cambio de unos pocos pesos.
Desde que el padre había muerto, los tiempos eran demasiado duros como para arriesgar el trabajo faltando cada vez que la abuela se enfermaba o se ausentaba de la ciudad.
Cuando el novio de la jovencita llamó para invitarla a un paseo en coche nuevo, Marina no dudó demasiado. Después de todo, los niños estaban durmiendo como cada tarde, y no se despertaban hasta las cinco.
Apenas escuchó la bocina cogió su bolso y descolgó el teléfono. Tomó la precaución de cerrar la puerta del cuarto y se guardó la llave en el bolsillo. Ella no quería arriesgarse a que Pancho se despertara y bajara las escaleras para buscarla, porque después de todo sólo tenía 6 años y en un descuido podía tropezar y lastimarse. Además pensó, si eso sucediera, ¿cómo le explicaría a su madre que el niño no la había encontrado?
Quizá fue un cortocircuito en el televisor encendido o en alguna de las luces de la sala, o tal vez una chispa del hogar de leña; el caso es que cuando las cortinas empezaron a arder, el fuego rápidamente alcanzó la escalera de madera que conducía a los dormitorios.
La tos del bebé debido al humo que se filtraba por debajo de la puerta lo despertó. Sin pensar, Pancho saltó de la cama y forcejeó con el picaporte para abrir la puerta pero no pudo.
De todos modos, si lo hubiera conseguido, él y su hermanito de meses hubieran sido devorados por las llamas en pocos minutos.
Pancho gritó llamando a Marina, pero nadie contestó su llamada de auxilio. Así que corrió al teléfono que había en el cuarto (él sabía cómo marcar el número de su mamá) pero no había línea.
Pancho se dio cuenta que debía sacar a su hermanito de allí. Intentó abrir la ventana que daba a la cornisa, pero era imposible para sus pequeñas manos destrabar el seguro y aunque lo hubiera conseguido aún debía soltar la malla de alambre que sus padres habían instalado como protección.
Cuando los bomberos terminaron de apagar el incendio, el tema de conversación de todos era el mismo: “¿Cómo pudo ese niño tan pequeño romper el vidrio y luego el enrejado con el perchero? ¿Cómo pudo cargar al bebé en la mochila?¿Cómo pudo caminar por la cornisa con semejante peso y bajar por el árbol?¿Cómo puedo salvar su vida y la de su hermano? “
El viejo jefe de bomberos , hombre sabio y respetado les dio la respuesta: “Panchito estaba solo… No tenía a nadie que le dijera que no iba a poder”
avatar
Alax

Cantidad de envíos : 666
Edad : 45
Localización : Móstoles-Madrid
Fecha de inscripción : 27/01/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 13, 2010 3:25 pm

Para mi esta claro....SE DEJO LLEVAR POR SU INSTINTO, sin lecciones ni aprendizajes....

Gracias Sonia, me ha encantado, para mi Jorge Bucay es una eminencia.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 14, 2010 6:17 am

Increible la proeza y es cierto, si te condicionan diciéndote que esto no podrás, será así y cuando la necesidad aprieta y la vida está en juego, se hace lo increiblemente sobrehumano, por experiencia.
¿Habéis oído esto alguna vez, que si una madre viera a su hijo debajo de las ruedas de un camión sería capaz de levantarlo con sus manos?

Y, en cuanto a parir por sí misma, yo creo y tengo la confianza de que se puede parir sola, durante miles de años lo han hecho muchísimas mujeres, nuestro cuerpo está diseñado después de miles de años de evolución para hacerlo. Incluso sé de pueblos en los que las mujeres iban a parir solas, ¿qué puede haber más íntimo y más grande que esto? incluso yo que he parido en casa.
Por eso cuando se opta por la decisión que tomé y has tomado tú Sonia, se rompen tantos esquemas, tantos convencionalismos y más en este país tan medicalizado e instrumentalizado en el que a la mujer se la ha privado de todo protagonismo por algo que es suyo y solo suyo y de su bebé.

Cuando me puse de parto con Unai, esperé casi 2 horas para decírselo a Jesús y llamar a Anabel, para vivir en la madrugada de la noche, con la tranquilidad que transmitía ese silencio, esas contracciones que solo eran mías, a pesar de toda la confianza que les tengo, pues, después de repetir y sabiendo que sí estaba de parto desde la 1ª contracción no quise avisar enseguida, bueno y que sabía (o al menos creí y esperaba) que no iba a parir en un rato y que tenía tiempo, aunque no fuera mucho al ser el 2º.
Imagen grabada y en el recuerdo: esa luz tenue en el salón, las 2 y pico de la madrugada, Rubén durmiendo, Jesús inquietillo esperando a que llegara Anabel en el taxi y yo tranquila, relajándome, andando, tumbándome, una parte de mí con cierta euforia por lo que iba a acontecer, en definitiva, viviendo mi momento. Y sabiendo que era mi 2ª fiesta y que iba a disfrutarla a tope.

Bueno, que me centro mucho en aquella noche y al final me voy a emocionar.

Gracias Sonia, por acercarnos este estupendo cuento, que invita a reflexionar.

Besitos

sunny

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 14, 2010 9:24 am

Me emociono yo de leerte....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Cherrylove el Lun Mayo 17, 2010 11:31 pm

Muy emocionante.
avatar
Cherrylove

Cantidad de envíos : 1533
Edad : 40
Localización : Panama
Fecha de inscripción : 25/05/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando hacemos lo que se espera de nosotros

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.