Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Bizcocho espectacular
Mar Jul 22, 2014 5:26 pm por Tandem

» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 6:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 6:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 5:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 2:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 1:19 pm por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 6:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 6:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 10:49 am por pepa


Texto para reflexionar

Ir abajo

Texto para reflexionar

Mensaje por luna06 el Miér Abr 07, 2010 2:13 pm

“Cuando un recién nacido aprende en una sala de nido que es inútil gritar...
está sufriendo su primera experiencia de sumisión.” (Michel Odent)
Hombres y mujeres, científicas y profesionales que trabajamos en distintos campos de la vida y del conocimiento, madres y padres preocupados por el mundo en el que nuestros hijos e hijas van a crecer, hemos creído necesario hacer la siguiente declaración:
Es cierto que es frecuente que los bebés de nuestra sociedad Occidental lloren, pero
no es cierto que 'sea normal'. Los bebés lloran siempre por algo que les produce
malestar: sueño, miedo, hambre, o el más frecuente, y que suele ser causa de los
anteriores, la falta del contacto físico con su madre u otras personas del entorno
afectivo.
El llanto es el único mecanismo que los bebés tienen para hacernos llegar su
sensación de malestar, sea cual sea la razón del mismo; en sus expectativas, en su
continuum filogenético no está previsto que ese llanto no sea atendido, pues no tienen
otro medio de avisar sobre el malestar que sienten ni pueden por sí mismos tomar las
medidas para solventarlo.
El cuerpo del bebé recién nacido está diseñado para tener en el regazo materno todo
cuanto necesita, para sobrevivir y para sentirse bien: alimento, calor, apego; por esta
razón no tiene noción de la espera, ya que estando en el lugar que le corresponde,
tiene a su alcance todo cuanto necesita; el bebé criado en el cuerpo a cuerpo con la
madre desconoce la sensación de necesidad, de hambre, de frío, de soledad, y no
llora nunca. Como dice la norteamericana Jean Liedloff, en su obra “El Concepto del
Continuum”, el lugar del bebé no es la cuna ni la sillita ni el cochecito, sino el regazo
humano. Esto es cierto durante el primer año de vida; y los dos primeros meses de
forma casi exclusiva (por eso la antigua famosa 'cuarentena' de las recién paridas);
luego, los regazos de otros cuerpos del entorno pueden ser sustitutivos algunos ratos.
El propio desarrollo del bebé indica el fin del periodo simbiótico: cuando el bebé
empieza a andar: entonces empieza poco a poco a hacerse autónomo y a deshacerse
el estado simbiótico.
La verdad es obvia, sencilla y evidente.
El bebé lactante toma la leche idónea para su sistema digestivo y además puede
regular su composición con la duración de las tetadas, con lo cual el bebé criado en el
regazo de la madre no suele tener problemas digestivos.
Cuando la criatura llora y no se le atiende, llora con más y más desesperación porque
está sufriendo. Hay psicólogos que aseguran que cuando se deja sin atender el llanto
de un bebé, algo profundo se quiebra en la integridad de la criatura, así como la
confianza en su entorno.
Las madres y los padres, aunque nos han educado en la creencia de que 'es normal
que los niños lloren' y que 'hay que dejarles llorar para que se acostumbren', y por ello
estamos especialmente insensibilizadas para que su llanto no nos afecte, a veces no
somos capaces de tolerarlo. Como es natural si estamos un poco cerca de ellos,
sentimos su sufrimiento y lo sentimos como un sufrimiento propio. Se nos revuelven
las entrañas y no podemos consentir su dolor. No estamos del todo deshumanizadas.
Por eso los métodos conductistas proponen ir poco a poco, para cada día aguantar un
poquito más ese sufrimiento mutuo. Esto tiene un nombre común, que es la
‘administración de la tortura', pues es una verdadera tortura la que infligimos a los
bebés cuando hacemos esto, y nos infligimos a nosotras mismas, por mucho que se
disfrace de norma pedagógica o pediátrica.
Varios científicos estadounidenses y canadiense (biólogos, neurólogos, psiquiatras,
etc.), en la década de los noventa, realizaron diferentes investigaciones de gran
importancia en relación a la etapa primal de la vida humana; demostraron que el roce
piel con piel, cuerpo a cuerpo, del bebé con su madre y demás allegados, produce
unos moduladores químicos necesarios para la formación de las neuronas y del
sistema inmunológico; en fin, que la carencia de afecto corporal trastorna el desarrollo
normal de las criaturas humanas. Por eso los bebés, cuando se les deja dormir sol@s
en sus cunas, lloran reclamando lo que su naturaleza sabe que les pertenece.
En Occidente se ha creado en los últimos 50 años una cultura y unos hábitos,
impulsados por las multinacionales del sector, que elimina este cuerpo a cuerpo de la
madre con la criatura y deshumaniza la crianza: al sustituir la piel por el plástico y la
leche humana por la leche artificial, se separa más y más a la criatura de su madre.
Incluso se han fabricado modelos de walkyes talkys especiales para escuchar al bebé
desde habitaciones alejadas de la suya. El desarrollo industrial y tecnológico no se ha
puesto al servicio de las pequeñas criaturas humanas, llegando la robotización de las
funciones maternas a extremos insospechados.
Simultáneamente a esta cultura de la crianza de los bebés, se medicaliza cada vez
más la maternidad de las mujeres; lo que tendría que ser una etapa gozosa de nuestra
vida sexual, se convierte en una penosa enfermedad. Entregadas a los protocolos
médicos, las mujeres adormecemos la sensibilidad y el contacto con nuestros cuerpos,
y nos perdemos una parte de nuestra sexualidad: el placer de la gestación, del parto y
de la exterogestación, lactancia incluida. Paralelamente las mujeres hemos accedido a
un mundo laboral y profesional masculino, hecho por los hombres y para los hombres,
y que por tanto excluye la maternidad; por eso la maternidad en la sociedad
industrializada ha quedado encerrada en el ámbito privado y doméstico. Sin embargo,
durante milenios la mujer ha realizado sus tareas y sus actividades con sus criaturas
colgadas de sus cuerpos, como todavía sucede en las sociedades no
occidentalizadas. La imagen de la mujer con su criatura tiene que volver a los
escenarios públicos, laborales y profesionales, so pena de destruir el futuro del
desarrollo humano.
A corto plazo parece que el modelo de crianza robotizado no es dañino, que no pasa
nada, que las criaturas sobreviven; pero científicos como Michel Odent (Primal Health
Research Centre), apoyándose en diversos estudios epidemiológicos, han demostrado
la relación directa entre diferentes aspectos de esta robotización y enfermedades que
sobrevienen en la edad adulta. Por otro lado, la violencia creciente en todos los
ámbitos tanto públicos como privados, como han demostrado los estudios de la
psicóloga suizo-alemana Alice Miller (1980) y del neurofisiólogo estadounidense
James W. Prescott (1975), por citar sólo dos nombres, también procede del mal trato y
de la falta de placer corporal en la etapa primera de la vida humana. También hay
estudios que demuestran la correlación entre la adicción a las drogas y los trastornos
mentales, con agresiones y abandonos sufridos en la etapa primal. Por eso los bebés
lloran cuando les falta lo que se les quita; ell@s saben lo que necesitan, lo que les
correspondería en ese momento de sus vidas.
Deberíamos sentir un profundo respeto y reconocimiento hacia el llanto de los bebés, y
pensar humildemente que no lloran porque sí, o mucho menos, porque son malos.
Ellas y ellos nos enseñan lo que estamos haciendo mal.
También deberíamos reconocer lo que sentimos en nuestras entrañas cuando un bebé
llora; porque pueden confundir la mente, pero es más difícil confundir la percepción
visceral. El sitio del bebé es nuestro regazo: en esta cuestión, el bebé y nuestras
entrañas están de acuerdo, y ambos tienen sus razones.
No es cierto que el colecho (la práctica de que los bebés duerman con sus padres) sea
un factor de riesgo para el fenómeno conocido como ‘muerte súbita'. Según The
Foundation for the Study of Infant Deaths, la mayoría de los fallecimientos por 'muerte
súbita' se producen en la cuna. Los estudios demuestran que es más seguro para el
bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo.
Por todo lo que hemos expuesto, queremos expresar nuestra gran preocupación ante
la difusión del método propuesto por E. Estivill en su libro Duérmete Niño (basado a su
vez en el método Ferber divulgado en Estados Unidos), para fomentar y ejercitar la
tolerancia de las madres y los padres al llanto de sus bebés; se trata de un
conductismo especialmente radical y especialmente nocivo teniendo en cuenta que el
bebé está aún en una etapa de formación. No es un método para tratar los trastornos
del sueño, como a veces se presenta, sino para someter la vida humana en su más
temprana edad. Las gravísimas consecuencias de este método, han empezado ya a
ponerse de manifiesto.
Necesitamos una cultura y una ciencia para una crianza acorde con nuestra naturaleza
humana, porque no somos robots, sino seres humanos que sentimos y nos
estremecemos cuando nos falta el cuerpo a cuerpo con nuestros mayores. Para
contribuir a ello, para que tu hijo o tu hija deje de sufrir ya, y si te sientes mal cuando
escuchas llorar a tu bebé, hazte caso, cógele en brazos para sentirle y sentir lo que
está pidiendo; posiblemente sólo sea eso lo que quiere y necesita, el contacto con tu
cuerpo. No se lo niegues.
avatar
luna06

Cantidad de envíos : 1434
Edad : 42
Localización : lliria (valencia)
Fecha de inscripción : 30/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por Cherrylove el Jue Abr 08, 2010 12:02 am

Muy bueno Eli, ahi me lo copie tambien tu disculpa pero es interesante lo que cuelgas que hago??? jejeje
avatar
Cherrylove

Cantidad de envíos : 1533
Edad : 40
Localización : Panama
Fecha de inscripción : 25/05/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por Invitado el Jue Abr 08, 2010 6:33 am

Estupendo texto, que más añadir más de lo que hablamos siempre, que claro que es inhumano, cruel y una tortura dejar que un bebé llore.
Y también la sociedad actual que invita a las mamás cada vez más a robotizar a los niños con máquinas y los mil y un enseres inútiles que solo sirven para sacar los cuartos, en definitiva, el gran negocio de la maternidad.
Y el convertir el embarazo y el parto en patológico, privando a las mamis de la felicidad y disfrute que el mismo acontece.

Y el portearlo de lo mejor, yo que con mi Unai que pesa un huevo y medio, le cojo constantemente, hoy mismo me he ido a comprar con él en el fular que me dejó Sonia y por un lado, jope pesa mogollón ya y como que me limita mucho, casi no puedo comprar nada, creo que es para momentos puntuales y cuando pesan menos Sad me da mucha pena no haber podido llevarle con el fular cuando era más chiquitín, además que hoy al llevarle así Rubén iba de mi mano en vez de agarrado al carro y el sentir el contacto total de Unai y la manita de Rubén en mi mano, me hacía llevadero el gran peso que estaba cargando.

Gracias por el texto Eli, besitos sunny

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por luna06 el Jue Abr 08, 2010 9:14 am

Grethel: no pasa nada por que copies los textos que pongo, si te gustan, pues nada....

Me planteo sobre todo cuando leo un texto de estas características dónde narices está el estado de derecho de nuestros bebés.
Los adultos tenemos unos derechos que cuando los necesitamos vamos a parar a ellos, los niños también tienen unos derechos (Unicef y OMS), pero en ninguno de ellos hay :"no me dejareís llorar y acudireís en cuanto os reclame" o "jamás utilizareís técnicas que a la larga puedan ocasionarme problemas psicológicos solo para que vosotros vivaís mejor"o "siempre utilizareís el cuerpo a cuerpo con nosotros".......me vienen muchísimos derechos que bien los niños podrían tener y entre unos y otros los están denegando.En fín, por lo menos somos unas pocas las que luchamos para que nuestros futuros mandatarios, jueces, profesores, médicos, escritores, artistas....tengan una visión de la vida diferente.

BESOS
avatar
luna06

Cantidad de envíos : 1434
Edad : 42
Localización : lliria (valencia)
Fecha de inscripción : 30/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por Noe (Ariadnna) el Jue Abr 08, 2010 2:19 pm

El texto muy bueno.
Eli respecto a lo que dices te doy toda la razon, vale que los niños tienen unos derechos pero creo que deberian abarcar mucho mas de hecho incluso teniendo esos derechos que hoy en dia tienen la mayoria de las veces son vulnerados y nadie hace nada para cambiarlo...(bueno matizo CASI nadie) ojala esto lo vayamos logrando y que los niños se han mas tomados en cuenta
Besos
avatar
Noe (Ariadnna)

Cantidad de envíos : 2067
Edad : 30
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 30/08/2009

http://ariadnna-mispequeostesoros.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por Rosa el Vie Abr 09, 2010 7:39 pm

es que eso de los derecho la verdad, aca nada, talvez existan pero para nada, yo la verdad soy de la que piensa que libros como este de estivil deverian de ser prohibidos, lo bueno que por estos lados creo que no los venden por lo menos no lo he visto en las librerias, pero no hace falta y cuando el medico te pregunta como duerme y otras cosas empieza con la rezadera de estupideces Evil or Very Mad .

Muy bueno el texto Eli gracias.
avatar
Rosa

Cantidad de envíos : 1446
Edad : 34
Fecha de inscripción : 04/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Texto para reflexionar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.