Criamos y educamos con apego
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Indignada con la publicidad engañosa de Bezoya
Miér Oct 30, 2013 4:02 pm por Tandem

» Ropa bonita para mamis "gorditas"
Miér Ene 02, 2013 4:03 pm por Tandem

» Reciclín&Reciclán: Reciclaje y consumo responsable
Miér Ene 02, 2013 3:52 pm por Tandem

» PRUEBA DE DETECCION DE METALES PESADOS
Vie Jun 01, 2012 12:56 am por paqui

» Hola desde Valencia
Jue Mayo 31, 2012 11:19 am por Admin

» ¿Cómo hacer hamburguesas vegetales?
Miér Mayo 30, 2012 4:34 pm por isabel_madrid

» La copa menstrual
Miér Mayo 30, 2012 4:28 pm por isabel_madrid

» etiquetas para marcar todo de nuestros peques!
Miér Mayo 30, 2012 8:49 am por pepa

» Entrevista a Rosa Jové sobre la intranquilidad de los niños y el sueño
Jue Mayo 17, 2012 9:19 pm por macarenamartz


Crítica a la revista"Crianza natural"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por luna06 el Vie Sep 04, 2009 6:40 am

Hola chicas!!!
Quería compartir con vosotras un mensaje que acabo de abrir que me ha enviado SINA, es muy interesante y espero que os guste.



Desde que inició su publicación seguimos con interés la revista “Crianza Natural” (editada por la Asociación Quetzal).

Nos parece admirable el trabajo que realizan de difusión de los principios de la “crianza natural”. Por eso nos disgusta encontrar en las páginas del número 3 de esta revista “Crianza natural” la información incierta y pseudoinformación sobre lactancia materna que tratamos a continuación.

Lo que nos mueve a las voluntarias de la asociación SINA a investigar y escribir sobre lactancia materna es allanar el camino a otras madres, facilitarles el acceso a información veraz y adecuada a las recomendaciones de los organismos con autoridad en la materia (basadas en la evidencia científica). Estamos convencidas de que todo ello facilitará a las madres establecer una lactancia feliz para ellas y sus bebés.

.

Se trata del siguiente artículo:

“Lactancia y alimentación ¡Mamá, cuídate!”
Revista “Crianza natural”, número 3
Por Montse Bradford, especializada en alimentación natural y energética.
El título en sí ya nos parece desafortunado. Tener que cuidarse sería una obligación no justificada para las madres que dan el pecho en comparación con las que eligen biberón y por tanto perjudicial para la lactancia materna. Una incomodidad que, en definitiva, iría en detrimento de la lactancia materna.

.

“Cómo nutrirse durante la lactancia ¡Mamá ¡cuídate!. Una lactancia con éxito depende especialmente del buen estado de la madre. Nutrición y descanso son la clave.”
Incierta esta aseveración.

Con respecto a la nutrición, en nuestro medio, la falta de alimento o bebida en la madre no es causa de hipogalactia (escasez de leche). Sólo la desnutrición grave llega a afectar a la cantidad o calidad de la leche. Y en casos de desnutrición grave de la madre (situación de hambre, desastre humanitario) el niño está afectado por esa misma situación, por lo que la lactancia materna seguirá siendo la mejor opción (el lema de este año de la Semana Mundial de la Lactancia Materna es “Lactancia materna cuando se produce una urgencia: ¿estamos preparados?”).

La dieta de la madre durante la lactancia, por tanto, no tiene por qué ser diferente de la de cualquier persona, ni está justificado un cambio de dieta. La lactancia debe integrarse en la vida normal de la madre, para facilitar una lactancia materna bien establecida (por tanto feliz) para madre y bebé.

La recomendación de introducir un cambio en la vida y costumbres cotidianas de la madre por el solo motivo de lactar está injustificado: tiene únicamente sentido pautar una recomendación sobre la dieta de la madre lactante en el caso concreto y puntual de una alergia del niño a un alimento que coma la madre.

Igualmente pautar el descanso de la madre como condición imprescindible para el buen funcionamiento de la lactancia resulta desacertado, como desarrollamos más adelante.

.

“Para la madre que amamanta es importante contar con una dieta saludable para producir leche de la mejor calidad posible. Los ingredientes naturales y de cultivo biológico serán su mejor elección.”
Esto es incierto. La composición de la leche apenas depende de lo que coma la madre:

-Las proteínas de la leche se fabrican en el mismo pecho, y no dependen de lo que la madre coma.

-La lactosa también se produce en el pecho, y tampoco depende de lo que la madre coma.

-La cantidad de grasa en la leche depende sólo en parte.

-En cuanto a vitaminas y minerales, algunas sí que varían según la dieta de la madre (ácido pantoténico, yodo); y otras no, sea cual sea la dieta de la madre (hierro, sodio, vitamina C). Las necesidades de yodo durante el embarazo y la lactancia aumentan, de ahí la recomendación de un suplemento de yodo de entre 100 y 200 microgramos diarios; salvo que en la dieta de la madre se incluya diariamente pescado de mar. No estamos con eso recomendando a la madre comer pescado diariamente, su dieta la decide ella, tanto durante la lactancia, como en el resto de su vida; únicamente hablamos de las necesidades específicas de yodo durante este período y de las recomendaciones que actualmente dan los organismos con autoridad en la materia.

Contar con una dieta “saludable”, por tanto, no va a mejorar de forma sustancial la “calidad” de la leche que la madre produce. Si la madre que amamanta (como la madre que da lactancia artificial, como el padre, como el que no tiene hijos) decide seguir una dieta saludable, mejor para ella, pero no mejor para el niño que es amamantado, porque, insistimos, la dieta de la madre tiene poca repercusión en la composición de la leche.

Además, si destacamos la “importancia” de la dieta de la madre durante la lactancia, podemos inferir que, si la madre no sigue esa dieta saludable, su leche será de menor calidad y, tal vez será mejor (esto es, de mejor “calidad”) la leche artificial. Conclusión que sería radicalmente falsa. La lactancia artificial sólo puede indicarse como más recomendable que la lactancia materna, en los excepcionales casos de enfermedad de la madre incompatible con la lactancia materna (VIH, hepatitis C con VIH…).

La leche de una madre es la mejor para su hijo, la leche artificial nunca será mejor que la de su madre para un niño sea cual sea la dieta de ésta. La leche de la loba es la ideal para el lobezno y la de vaca es la ideal para el ternero, independientemente de la dieta de la loba y de la vaca. Igualmente, como mamíferos que somos, la leche de la mamífera humana es la ideal para su cría (el mamífero humano), sin que la madre tenga necesidad de seguir una dieta “saludable”, “sana”, “mediterránea”, ni “biológica”, para “fabricar” leche de calidad óptima para su cría.

.

“De la madre al bebé, por vía directa
La lactancia es un período excelente para conocer los efectos energéticos de los alimentos, puesto que todo lo que la madre coma, repercutirá directamente en el estado general del bebé.”
Incierto, como acabamos de decir.

.

“Para una lactancia de calidad, el primer factor a tener en cuenta es el descanso”
No nos dicen en el artículo qué entienden por una “lactancia de calidad”. En cuanto a la “leche”, toda la leche de madre es, siempre, de la mejor “calidad” (ninguna mujer tiene leche “mala”, al menos la de sus pechos) independientemente de que la madre esté más o menos descansada.

Y, en cuanto a la “cantidad” de leche que la madre produce, no depende del descanso de la madre, sino de cuánto mama el bebé. El pecho es un sistema que se adapta en cada momento a las necesidades del bebé, fabricando más leche si el bebé quiere más y menos leche si el bebé quiere menos.

El pecho fabrica leche mientras el bebé la necesita y mama, y deja de fabricarla cuando deja de mamar. Y lo que hace que el pecho fabrique leche es en realidad el hecho de sacar la leche. Por tanto, cuanta más leche se saca, más leche se fabrica.

Particularmente, nosotras entendemos por “lactancia de calidad” aquella que funciona en base a la demanda del bebé, y a la adecuada respuesta de la madre, que permite atender en todo momento las necesidades de aquél, y la madre se siente satisfecha con su lactancia.

.



“¡Si estás dando, necesitas recibir!
-Todo el descanso posible, ya que es decisivo para la producción de leche.”
Incierto. Como decimos, el funcionamiento del pecho es similar al de una fábrica, y el encargado de la fábrica es el bebé: a más succión, más producción; a menos succión, menos producción.

“-Comida con frecuencia, para una producción de leche estable y regular.”
Igualmente incierto. Sólo la desnutrición grave de la madre afecta a la cantidad o calidad de la leche.

“-Varios tentempiés al día, incluso durante la noche, si das pecho.”
Igualmente incierto: es absolutamente innecesario realizar “tentempiés de día y de noche”: la madre lactante (como la madre que da lactancia artificial, como el padre, como el que no tiene hijos), puede comer según sus preferencias y opciones personales.

Resulta contradictorio pautar, por un lado, “todo el descanso posible”, como condición para la producción de leche, y por otro, tener la obligación de levantarse por la noche (o al menos, despertarse) para realizar tentempiés.

Por la noche, lo más recomendable para la madre es que duerma lo que pueda, al igual que para el resto de personas que durante el día tienen trabajo u otras ocupaciones. La demanda afectiva y de alimento del bebé puede satisfacerla durmiendo junto a él (en la misma habitación, o incluso en la misma cama) y dándole pecho sin apenas despertarse ninguno de los dos.

Si la madre que amamanta (como el resto de personas) tiene hambre por la noche, o si tiene hambre por el día, lo lógico es comer, sin que necesite que nadie le paute o recomiende el tentempié cada x horas.

.


“En condiciones
Para establecer una óptima producción de leche, el primer factor a tener en cuenta es el descanso. Por esta razón, en todas las civilizaciones, siempre se ha cuidado a la nueva madre de forma especial. La famosa cuarentena era un tiempo de protección y apoyo en el que un círculo femenino (abuelas, tías , vecinas…) se ocupaban de que pudiera nutrirse bien y amamantar a su hijo.”
Qué contradicción sería que el descanso fuera “necesario” para producir leche, cuando la Naturaleza ha hecho “coincidir” precisamente lactancia materna con la maternidad, que produce grandísima alegría, plenitud y satisfacción, pero no suele ir precisamente acompañado de mayor descanso.

Por supuesto que estamos de acuerdo con que es muy positivo para la madre, especialmente al principio (durante la cuarentena) contar con una red de apoyo (familiar o de otro grupo), que le ayude en su recuperación, las tareas domésticas, la atención a otros hijos mayores… Efectivamente, así ha sido durante miles de años y así demandamos que sea (que se den en nuestra sociedad las condiciones para que eso sea posible).

No es cierto, sin embargo, que la madre necesite de esos cuidados para “amamantar” a su hijo. Una de las mejores maneras de fastidiar la lactancia materna es asustar a la madre, convencerla de que dar el pecho es muy difícil y hace falta que se dé la confluencia de muchos factores (difíciles en esos momentos). Es una estrategia habitual de los fabricantes de leche artificial, cuya publicidad utiliza maneras sutiles, con un lenguaje que sugiere que dar el pecho es difícil.

.

“…es necesario incrementar la cantidad y la frecuencia de las comidas, porque el desgaste es descomunal. Si hemos optado por dar el pecho, debemos nutrirnos adecuadamente, para poder producir, a su vez, un alimento óptimo.”
No es cierto que el desgaste durante la lactancia sea “descomunal”. Durante la lactancia se produce un cambio en el metabolismo que permite el mejor aprovechamiento de los alimentos ingeridos por la madre.

Estudios realizados en madres reales muestran cómo con un incremento únicamente de 100-150 kilocalorías, es suficiente para mantener el peso, la actividad normal, y fabricar toda la leche que el niño necesita (alimentado con lactancia materna exclusiva).

La madre que amamanta no necesita recomendaciones sobre qué, cuánto o cuándo comer, ni siquiera conocer el incremento de Kcal citado. Comerá, según el hambre que tenga (como la madre que da lactancia artificial, como el padre, como el que no tiene hijos); sin estar sujeta a la obligación de comer “más”, comer con “frecuencia”, o comer “adecuadamente”.

Las madres producimos, por el hecho de serlo, el alimento “óptimo” para nuestros hijos, sencillamente porque el mejor alimento es la leche materna. Insistir en la “nutrición adecuada” para poder producir un alimento “óptimo”, conduce fácilmente a la errónea conclusión de que si la madre no tiene una “nutrición adecuada” hay un alimento “superior” a la leche materna.

.

“…el periodo de lactancia no es en absoluto el momento de perder peso, y eso repercutiría directamente en la calidad y la estabilidad de la lactancia. Un madre agotada y vacía puede intentar equilibrarse con snacks, que no la alimentarán ni la revitalizarán, aunque sí pueden engordarla; pero cuando no existen reservas para poder crear cualidades de buena leche (carbohidratos de calidad, grasas y proteínas, minerales y sabor dulce de calidad), la lactancia se puede ver perjudicada.”
Incierto que una dieta de adelgazamiento repercute en la “calidad y estabilidad” de la lactancia. Por supuesto, no defendemos dietas absurdas, denominadas “milagro” ni durante la lactancia, ni durante cualquier otro período de la vida. Pero está demostrado que una dieta equilibrada no afecta a la calidad ni a la composición de la leche (el niño sigue engordando mientras la madre adelgaza).

.

“No deben faltar en la dieta:
-Cereales integrales…
-Pescado…
-Proteína vegetal…
-Verduras del mar… (…) El consumo diario de algas es muy recomendable.
-Verduras de tierra.
-Aporte de grasa: debemos incluir aceite vegetal de presión fría al cocinar o en aliños, semillas y frutos secos ligeramente tostados….
-Postres…”
Incierto. No hay ningún alimento que sea necesario incluir en la dieta para tener leche, o para tener más o mejor leche. Se nos ha otorgado a las mamíferas la capacidad de fabricar leche para nuestras crías, independientemente de cual sea nuestra dieta.

La madre puede comer los alimentos que quiera, y no comer los que no quiera, sin que eso afecte a la producción de leche. Y el hecho de imponer una determinada dieta, un determinado alimento, supone para la madre una “obligación”, que va contra su propia vivencia de la lactancia. Por ejemplo, si la madre no ha comido nunca algas, el lactar no tiene por qué hacerle cambiar de costumbre. Seguir esta recomendación concreta es especialmente incómodo por tratarse de un alimento tan exótico en nuestra dieta, que le costaría esfuerzo y dinero conseguir, sin un motivo real.

Como decimos, realizar estos esfuerzos injustificados perjudicaría el bienestar de la madre y conducirían a empeorar su vivencia personal de la lactancia materna, así como a acortar su duración.

Diversas fuentes nos hablan de diferentes motivos por los que las madres podríamos no tener suficiente/buena leche (no descansar bastante, no comer bastante, no comer determinado alimento –otras revistas y folletos nos dicen leche de vaca, aquí algas-, sí comer determinado alimento, no beber bastante…) que, claro, ¿que mujer “normal” va a ser capaz de amamantar? Lo cierto es que la gran mayoría de las veces en que la madre cree no tener leche, abrumada por el catálogo de supuestos por los que le dicen “podría no tener”, no hay ningún problema para establecer una lactancia normalizada.




“La lactancia materna no es una delicada flor de invernadero, sino una de las funciones más robustas de nuestro organismo. Una función vital (no para la madre, pero sí para su cría). Todos nuestros órganos pueden fallar (de algo hay que morir), pero quedarse sin leche es tan raro como tener un paro cardíaco o una insuficiencia renal.”
Un regalo para toda la vida.
Carlos González, Pediatra y escritor.
.

madres voluntarias de SINA
.

luna06

Cantidad de envíos: 1434
Edad: 38
Localización: lliria (valencia)
Fecha de inscripción: 29/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por Invitado el Vie Sep 04, 2009 6:50 am

Madre mia, cuantas incoherencias!!

Esto me recuerda a cuando nacio mi Miguel y me dijeron que antes de cada teta (eso si, cada 3 horas), me tenia que comer un tazon de leche con magdalenas...casi na!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por luna06 el Vie Sep 04, 2009 6:56 am

Lo fuerte es que sea "Crianza natural", quien dé estas informaciones, tienen el "padre foro", complementos para venta, revista...

luna06

Cantidad de envíos: 1434
Edad: 38
Localización: lliria (valencia)
Fecha de inscripción: 29/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por Invitado el Vie Sep 04, 2009 7:39 am

Si, lo se...ya tenia oidas de que son algo radicales en algunas cosas, no?, pero si encima ya ponen esto....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por ceciliavg el Vie Sep 04, 2009 8:23 pm

Evil or Very Mad

ceciliavg

Cantidad de envíos: 1360
Edad: 41
Localización: LA LAGUNA-TENERIFE
Fecha de inscripción: 20/12/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 05, 2009 1:55 am

Eli, gracias por detallar y explicar todo tan minuciosamente, me apunto todo, todo, pues todas estas cosas siempre las oyes del personal que te aconseja sin saber y de oídas, ya sabes.
Un besote. Wink

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Crítica a la revista"Crianza natural"

Mensaje por Olga:Surya+Aitor el Dom Sep 06, 2009 4:35 pm

Shocked

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Olga:Surya+Aitor

Cantidad de envíos: 2043
Edad: 41
Localización: Entre Costa Rica y España
Fecha de inscripción: 25/10/2008

http://www.pocosol.co.cr

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.